viernes, 29 de junio de 2012

Malicioso informe apunta a desestabilizar proceso electoral venezolano

Malicioso informe apunta a desestabilizar proceso electoral venezolano

Un cable de la agencia española EFE difundido en Colombia, afirma que "la incertidumbre en torno a las elecciones de Venezuela el próximo 7 de octubre pueden dar pie a un brote de violencia que difícilmente podría ser controlado por las actuales instituciones, alertó hoy la ONG International Crisis Group (ICG)". 

La alemana Silke Pfeiffer, es directora para la región andina del ICG, exfuncionaria del Banco Mundial y además trabajó en "Transparencia Internacional", otra ONG imperialista como ICG. Pfeiffer es cercana al diplomático estadounidense John Negroponte, quien a su vez ha dirigido agresivas campañas contra la democracia venezolana.

El informe "Elecciones en Venezuela: peligrosas incertidumbres" apunta que a tres meses de las elecciones venezolanas, no hay un pronóstico sobre la salud del Presidente Hugo Chávez, y encuentran inquietante que el Mandatario no haya designado públicamente un sucesor.

Pfeiffer declaró a EFE que se "expone la fragilidad del país y su deficiente preparación para cualquier tipo de transición" y afirma que por una supuesta "proliferación de armas y de grupos armados politizados, se generan oportunidades para generar violencia" en Venezuela.

Sin embargo, el informe deja claro que "Chávez aún goza de fuertes vínculos emocionales con muchos venezolanos". Pero según el mismo, en trece años de Revolución, “las instituciones se han debilitado y difícilmente tendrán la capacidad para contener un conflicto que se podría generar a partir de unas elecciones en las que muchos sienten que posiblemente tienen mucho que perder".

"Democracia defectuosa"

Crisis Group opina que "el peligro más grande es de los partidarios del presidente" y que eventuales disturbios surjan directamente del gobierno “como pretexto para retener el poder". Los países vecinos no "aceptarían que Venezuela pase de ser una democracia defectuosa a una nación con confrontaciones civiles o una dictadura". El informe omite que los bolivarianos no tendrían que tomar el poder por la fuerza, cuando tienen prácticamente ganada la contienda, ante un candidato de oposición que no levanta vuelo frente al carismático Chávez.

La ONG de algún modo predice que la violencia no sería alentada por la oposición, que de perder en el proceso electoral no tendría el impulso para una "pelea masiva". Si la derrota de la oposición se da "en medio de prácticas electorales irregulares", incluso afirman que podría haber protestas que sólo escalarían al confrontarlas los seguidores del gobierno. Un escenario perfecto para un golpe similar al de 2002.

Pero ICG se contradice al reconocer la impermeabilidad del CNE ante eventuales manipulaciones. Incluso destacan la manifiesta voluntad de Chávez de acatar la voluntad de los venezolanos a través del voto.

Las joyas del ICG

El International Crisis Group es financiado por casi todos los países de la Unión Europea, Japón, Australia, Estados Unidos, la USAID, el United States Institute of Peace (USIP), la Fundación Ford, Open Society Institute y la Fundación Rockefeller, entre otras.

Su junta directiva está integrada por el diplomático Thomas Pickering, ex embajador de EE.UU. en El Salvador durante la guerra civil; George Soros, fundador del Open Society Institute y miembro de la Junta Directiva de Human Rights Watch; Shlomo Ben-Ami, antiguo canciller de Israel; Zbigniew Brzezinski, ex miembro de la Junta Directiva de Freedom House; y Wesley Clark, ex comandante de la OTAN durante el bombardeo de Serbia en 1999.

Otros joyas de la corona del ICG son Morton Abramowitz, director de la NED; Ricardo Lagos, expresidente de Chile; James Kinsey, fundador de American Onine "AOL"; Joanne Leedom Ackerman, miembro del Junta Directiva de Human Rights Watch y esposa dePeter Ackerman; Christine Okrent, periodista francesa y esposa del excanciller francés, Bernard Kouchner; y Douglas Schoen, fundador de la firma de encuestas Penn, Schoen & Berland, entre otros.

El consejo de asesores internacionales del ICG está conformado por miembros de la petrolera Chevron, ligada a Condoleezza Rice;Diego Arria, asesor del Gobierno de George W. Bush y opositor del Presidente Chávez; así como el grupo McKinsey, cuyo exdirector andino era parte de la ONG Súmate, Alejandro Plaz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada