viernes, 29 de junio de 2012

Se desatan las guerras de los drones

Se desatan las guerras de los drones
x Mumia Abu Jamal 
Obama en guerra es más marcial que Bush, más tecnológico, más seguro de sus objetivos, y menos oral.

Para millones de personas quienes gemían bajo la flagrante y torpe estupidez de los años Bush, la llegada del gobierno de Obama fue como el amanecer de un dulce Sol primaveral después de las tormentas de un caos desolador. ¿Quién sabía que el ascenso de Barack H. Obama iba a hacer eco de los años Bush en ciertos aspectos?

A Bush le encantaba hacer guerra, y se jactó de ser un ‘presidente de guerra.’ Por otro lado, son raras las veces que Obama habla de guerra. Nunca se jacta de ella. Y la desata con una intensidad que sólo se puede calificar como escalofriante. 

Según un reciente artículo en el diario New York Times, Obama se ha convertido en un ‘guerrero oculto’, quien lanza ataques con aviones no tripulados (drones depredadores) contra personas ¡sospechosas! de ser enemigos del Estado a un ritmo que hubiera mareado a su belicoso predecesor George W. Bush.

En Afganistán, en Pakistán, en los territorios federados entre los dos países, en Yemen, en Somalia, las guerras de los drones desatan la muerte sigilosa y computarizada desde los cielos, asesinando a los sospechosos, a los miembros de su clan, a sus familiares y a sus vecinos. 

Lo increíble del asunto es que alguien se sorprenda, porque Obama dijo exactamente lo que iba a hacer: atacar a los sospechosos de terrorismo dondequiera que se encontraran y capturar o matar a Osama bin Laden.

Sus atolondrados partidarios, hartos de la ineptitud y los gazapos de Bush, no le hicieron caso a las promesas de Obama o fingieron no escucharlas.

Pero Obama en guerra es más marcial que Bush, más tecnológico, más seguro de sus objetivos, y menos oral. Un bromista ofreció la observación que Obama es un Bush con esteroides —más silencioso, más agresivo, más despiadado. Y su mundo es el para que (aunque sin querer) votamos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada