lunes, 25 de junio de 2012

Willian Lara y la destitución bochornosa de Fernando Lugo

Willian Lara y la destitución bochornosa de Fernando Lugo

En la medida que pasa el tiempo y todas esas vivencias y hechos que acontecen, nos van arrojando luces interpretativas para redimensionar los sucesos que suscitaron con una velocidad vertiginosa y que muchas veces la compleja dinámica sociopolítica no nos permiten ir a las profundidades derivadas que lo que de lo que es la transición del Estado Oligarca Burgués para avanzar hacia el Estado Socialista Bolivariano.

En Venezuela el parlamento ha sido un escenario de confrontación por su naturaleza propia entre los factores de la oposición partidista, confabulados con los y las representantes de los sectores económicos oligárquicos que tratan de reagruparse después de la majestuosa derrota del año 98 que le propinó el pueblo con el triunfo del Comandante Chávez; de contraparte están las fuerzas que en sumatoria las componen distintos factores sociales populares y partidistas que auparon la candidatura del Hugo Chávez Frías y cristalizó con el triunfo de quien pocos años atrás fue liberado de la cárcel de la dignidad por la movilización y el fervor popular a nivel nacional.

Los factores opositores oligarcas resentidos, desmoralizados y desorganizados pero muy rencorosos, no desmayan en su empeño de defenestrar el gobierno del presidente Chávez y quitarle la vida al líder revolucionario, más cuando reciben el apoyo del Imperio norteamericano quien le da una palmada en el hombro y bate la toalla para ventilar a las exiguas fuerzas oligarcas y sus partidos que se encuentran en la esquina del ring de la lucha de clase acusando el golpe en el mentón del pueblo que cada día viene asumiendo y a la vez el gobierno viene respondiendo a su compromiso y a las demandas del pueblo.

En sus primeras etapas en el parlamento algunas “organizaciones y personalidades de izquierda y populares” dieron prioridad a sus proyectos personales, abundó la indisciplina, pases de facturas y se fracturó la cohesión que puso en riesgo la toma de decisiones a la hora de decidir los proyectos legislativos que beneficiaban al pueblo; además agréguenle a este atrevido artículo, el Golpe de Estado del 11 de abril de 2002, surgen de cuerpo entero quienes se mimetizaron y fingieron estar con el Comandante Chávez y el proceso Bolivariano pero aliados rápida y subterráneamente con los factores contrarrevolucionarios internos e internacionales y acusaron al Líder de tener sus manos llenas de sangre.

William Lara, presidente de la Asamblea Nacional, cuando el Golpe de Estado estaba recién intervenido quirúrgicamente, pero estuvo allí y no solamente en ese momento; era fuente de consulta presidencial por su talla, su firmeza y fidelidad cuando el presidente se ausentaba del país y le rendía cuenta de la situación al presidente Chávez a su regreso a la patria venezolana.

William Lara como presidente del parlamento tuvo que batirse en algunos casos casi que en solitario con los factores opositores en el parlamento y sintió en su mesa directiva las fauces fascistas de la oligarquía y sus partidos, de manera que tuvo que dirigir, redimensionar agendas, apelar a diversos artículos constitucionales, al estudio minucioso del Régimen de Debate y Funcionamiento Parlamentario y su contenido, no fue fácil para el Presidente de ese entonces -William Lara- dirigir en sus momentos iniciales el Parlamento.

Todos los presidentes y presidenta del Parlamento pueden tener sus méritos pero William Lara se creció porque estaba en medio de la adversidad y con diputados “del proceso” que al final están donde siempre debieron estar; a la par Lara se enfrentó en difíciles batallas con pesos pesados de la oposición que hace crecer la estatura de William Lara que no tenía la ventaja de hoy en día, decisiones favorecidas con tan sólo hay veces con un voto, tiempos difíciles, verdad? ahora la oposición cuenta con diputados y diputadas que son una partida de mediocres e incapaces, que dan pena ajena, nada más que en el discurso se nota esas abrumadoras falencias pero no dejan de ser perniciosos y letales –esto es genético- porque no tienen ni como dar argumentos serios, ni coherentes y menos, científicos.

Todas esas emboscadas las resistió William Lara y parte importante de los y las diputadas que lo acompañaban en ese entonces, así como también resistió ráfagas de todos los calibres sobre su gestión y sobre su persona; aún se dejan caer sobre sus restos mortales bombas de bilioso reconcomio con la intención de colocarlos más allá de tres metros de tierra de profundidad pero no lo borraran del corazón del pueblo venezolano. 

Si William Lara no fuera del temple que fue, probablemente otra fuera la realidad de Venezuela o por lo menos tuviéramos en otros escenarios que a lo mejor no sería el actual y a lo mejor –guardando las distancias y particularidades- es muy posible que hubiese ocurrido algún Golpe Parlamentario contra el Comandante Chávez con el aderezo fascista de la oligarquía, militares golpistas, medios de comunicación y sus dueños con acciones furibundas y estimulando los asesinatos en masa, en tanto los altos prelados de la Iglesia católica bendiciendo masacres en los estadios y magnicidio en Turiamo o en La Orchila.

Por supuesto, se ha de entender que la mayoría de los y las parlamentarias del proceso venían sin experiencia parlamentaria previa pero si de ser dirigentes agitativos del movimiento popular; en cada oleada parlamentaria, se debe ser cada vez más exhaustivos para precisar los criterios del caso e igual se deben hacer con la escogencia de gobernadores y alcaldes. 

Recuerdo cuando era Consultor de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal llovieron sobre este humilde mortal toda clase de discretas ofertas tentadoras e inclusive amenazas de muerte por parte de un politólogo quien fungía de asesor de varios alcaldes y que por su función percibía cuantiosa suma de dinero y que en la elaboración de la Ley algún que otro artículo le revertía esa situación. Hubo también ofertas para trabajar en cotizados Bufetes y percibir cuantiosos ingresos; en definitiva pues me estaban tarifando un precio por cada artículo.

En la Ley Orgánica de la Defensoría del Pueblo, compartía la asesoría a la Diputada de entonces que llevaba esa Comisión, me refiero a Cilia Flores, de contraparte, estaba como mano derecha Antonio Ecarri de quien ocupaba ese cargo provisorio. Ecarri sostuvo con empecinamiento y burla la posición encomendada, la cual fue tozuda e inamovible; cuando se daban espacio de tiempo para que cada parte en la discusión buscara por cuenta propia puntos coincidentes y matices entre las propuestas, éste lo que hacía era sacar una lima de su elegante traje, miraba su costoso reloj y empezaba con gesto muy coqueto a darle forma a sus uñas, uñas que después se revirtieron contra su mentor porque durante el Golpe de Estado se autocalificó Defensor del Pueblo desde la mullida butaca del titular y ordenó no dejar entrar al titular a las oficinas.

Como se estará revolcando Arturo Uslar Prieti cuando el valenciano fascista Ecarri se da el toupé de tener una Fundación con el nombre de Arturo Uslar Prieti y coqueteando y cotizándose en el seno de Acción Democrática.

Entonces William Lara vive en el sudor de la frente de los y las venezolanas que bregan diaria y honestamente por construir la patria bonita! 

gaspar_velasquez@yahoo.es

Facebook / Gaspar Velásquez Morillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada