jueves, 24 de enero de 2013

SEPA CÓMO PABLO PÉREZ RASPÓ LA OLLA Y DEJÓ UN MONTÓN DE DEUDAS EN ZULIA (+DOCUMENTOS)

SEPA CÓMO PABLO PÉREZ RASPÓ LA OLLA Y DEJÓ UN MONTÓN DE DEUDAS EN ZULIA (+DOCUMENTOS)
Francisco Arias Cárdenas se consiguió con irregularidades cometidas en la gestión de Pablo Pérez, que privatizó y negoció los derechos del pueblo zuliano a la salud, la educación y la seguridad.


Deudas a trabajadores y proveedores, irregularidades en el presupuesto, nóminas abultadas, donde inclusive se consiguieron pagos por asesorías a dirigentes de Un Nuevo Tiempo (UNT), gastos excesivos en publicidad y disminución de médicos, policías y educadores marcan la gestión del Pablo Pérez.

En el X Plan de Desarrollo del Estado Zulia 2008-2012, el ex gobernador presentó un programa de gobierno basado en 4 ejes estratégicos. Ninguno de ellos fueron cumplidos.

El primer eje enunciaba la “solidaridad y participación social”. La realidad es que la gestión estuvo cargada de burocracia en un 84% y no tuvo participación del Poder Popular. 

El segundo eje plateaba el “desarrollo productivo del estado” y el tercero “ambiente y ordenación territorial”. No se logró ninguno de estos objetivos por la desinversión en las distintas áreas productivas de la entidad por parte del anterior gobierno regional. 

El último eje planteaba la creación de una “gestión moderna e innovadora”. La realidad mostró una gestión que privatizó y negoció los derechos a la salud, la educación y la seguridad del pueblo zuliano.

Mal manejo del presupuesto

Una constante de la gestión de Pablo Pérez fue el mal manejo del presupuesto aprobado en la Ley de Presupuesto del Estado Zulia. Como ejemplo les presentamos el manejo presupuestario de la entidad en el año 2012.

La ejecución del presupuesto 2012 se caracterizó por un sobregiro presupuestario en la partida de gastos de personal, cerca de 185 millones de bolívares por encima de lo estimado. 

Al contrario, lo presupuestado para el situado municipal, los programas sociales, el programa de seguridad y la inversión no fue ejecutado en su totalidad. Estas cifras demuestran que el gobierno de Pablo Pérez no tenía la intención de atender las necesidades del pueblo zuliano, ni respetaba el trabajo que debían desarrollar los municipios de la entidad.

El mismo caso se repite con lo contemplado en el presupuesto para las transferencias internas y externas, y el pago a las Microempresas (eufemismo que permite mantener trabajadores tercerizados).

Al sumar los presupuestos no ejecutados y restarle el total del sobregiro en los gastos del personal, la gestión del gobierno saliente dejó una deuda de Bs.147.025.971.

El uso irregular del presupuesto es una violación a la Ley de Contraloría, Ley de Presupuesto del Estado Zulia, Ley Orgánica de la Administración Pública y la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que en su artículo 314 prohíbe la realización de cualquier tipo de gasto no previsto en la Ley de Presupuesto.

Más gastos no presupuestados

Pero estos más de 147 millones de bolívares sobregirados del presupuesto no son la única deuda que la administración de Pablo Pérez le deja a la actual gestión. A este monto se le tienen que sumar una serie de deudas y compromisos que ni siquiera fueron contemplados en el presupuesto ordinario.

Entre éstos se cuentan el 50% del pago de los aguinaldos para los empleados directos de la Gobernación del Estado Zulia (GEZ) y de sus entes descentralizados, el pago del seguro HCM, el bono de alimentación, el pago de los tercerizados de los sectores salud y educación, y el pago a proveedores, además del presupuesto estimado para el programa de Becas Gel.

Ninguno de estos compromisos, que suman un total de 571 millones 921 mil 898 bolívares, había sido contemplado en el presupuesto solicitado para el año 2012. Lo que sumado al sobre giro del presupuesto da un total de 718 millones 947 mil 869 bolívares de déficit.

Además, la gestión de Pablo Pérez dejó un déficit de más de 757 millones que corresponden al aporte patronal y de más de 3 millardos 210 millones de bolívares de deuda para el pago de las prestaciones sociales acumuladas hasta agosto de 2008. Falta el cálculo desde septiembre de 2008 hasta diciembre de 2012, cuando se fue sin entregar la gobernación.

Menos docentes, médicos y policías

A pesar de que la nómina de la GEZ aumentó en un 79% en los períodos de Rosales y Pérez, hoy existen menos policías, docentes, médicos y personal asistencial.

Los incrementos más significativos están en el personal contratado que aumentó en 997% (de 268 a 5256 contratados) y 312% (59 a 376 alto nivel).

Las cifras demuestran que en la actualidad hay 21% menos policías, 35% menos docentes, 35% menos médicos y 27% menos personal asistencial que en el año 2000. 

Estos datos dan cuenta del crecimiento del “clientelismo” en detrimento de las funciones y responsabilidades que tenía el gobierno regional con su población y el desarrollo de la entidad.

Otro de los casos a destacar es la implementación de una nómina especial de “agentes comunitarios”, que durante el año 2012 le pagaron a 63 mil 567 personas un total de casi 50 millones 50 mil bolívares. Resalta que esta nómina se incrementó justo en diciembre, mes en que se llevaron a cabo las elecciones regionales.

No todos sufrieron la crisis

Con la llegada de Francisco Arias Cárdenas se descubrió una serie de pagos como asesores a dirigentes del partido Un Nuevo Tiempo (UNT), el mismo al que pertenecían Manuel Rosales y Pablo Pérez. Entre éstos destacan:

Willians Barriento, quien desde el 16 / 08 / 2002 hasta el 25 / 06 / 2010 cobró un total de Bs. 1.039.160.84.

Julio Montoya, quien desde el 01 / 02 / 2002 hasta el 25 / 06 / 2010 cobró un total de Bs. 767.236,94.

Jairo Silva, quien desde el 18 / 09 / 2088 hasta el 15 / 12 / 2012 cobró un total de Bs. 423.833,59.

Enrique Márquez, quien desde el 01 / 02 / 2006 hasta el 25 / 06 / 2010 cobró un total de Bs. 786.917,06.

Pura pantalla

La prioridad de la inversión durante la gestión de Pablo Pérez tuvo una marcada tendencia a la publicidad, sector al que se destinó un total de 11 millones 87 mil 767 bolívares.

Esta cifra contrasta con la baja inversión en los sectores que inciden en la vida cotidiana del pueblo zuliano: en vivienda (Bs. 11.224.038), en agricultura (Bs. 21.518.539) y en cultura (Bs. 32.388.128).





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada