viernes, 27 de julio de 2012

La otra víctima de la recesión en EE UU: las universidades públicas

La otra víctima de la recesión en EE UU: las universidades públicas

Durante generaciones, la mayoría de los norteamericanos rumbo a la universidad pagaron cantidades razonables por asistir a universidades financiadas por el Estado.

Pero los cimientos de ese sistema se están fracturando a medida que los estados carentes de fondos recortan el financiamiento de estas escuelas, justo en el momento en que aumentan de forma vertiginosa los estudiantes. Lugares como las universidades estatales de Ohio, Pennsylvania y Michigan ahora reciben menos del 7 por ciento de su presupuesto de manos de asignaciones estatales.

Como resultado, las universidades públicas –que históricamente han graduado a la mayoría de estudiantes universitarios norteamericanos– están eliminando programas, incrementando el precio de la matrícula y aceptando a más estudiantes de otros estados que pagan tasa significativamente mayores.

¿El resultado de todo esto? Los estudiantes se enfrentan a una mayor competencia para ingresar, mayor costo de la matrícula y un endeudamiento mayor después de graduados.

“Me preocupan los costos de estas universidades”, dijo Mike Eskew, un ex presidente de United Parcel Service (UPS), que en 1972 se graduó de la Universidad Purdue de Indiana sin aceptar préstamos. “Esas instituciones ayudaron a construir este país. Para la gente como yo, que se crió en pueblos pequeños, fueron la escalera del mundo”.

Las reducciones estatales también significan que los estudiantes asisten a clases con un mayor número de alumnos, frecuentemente enseñados por profesores a tiempo parcial que ganan pésimos salarios. En 2009, menos de la cuarta parte de todo el profesorado universitario era de tiempo completo, comparado con 45 por ciento en 1975, según la Asociación Norteamericana de Profesores Universitarios.

“La calidad de la educación es una preocupación constante y llama cada vez más la atención”, dijo Peter MacPherson, presidente de la Asociación de Universidades Públicas y con Derecho a Ayuda Federal, y exrector de la Universidad del Estado de Michigan. “A medida que el apoyo del estado se reduce, los estados han prestado más atención a las universidades al mismo tiempo que recortan los fondos.”. A pesar de que reducen el financiamiento, dijo, “Hay que hacer que esas instituciones sientan que son como parte del estado”.

Los estados aprietan el grifo

El gasto estatal y local en 2011 para las universidades públicas ha descendido hasta sus límites más bajos de los últimos 25 años, según los datos disponibles más recientes ajustados a la inflación. Como promedio, los estados suministran $6 290 dólares por estudiante matriculado en una institución pública, comparados con $8 025 en 1986, según Funcionarios Ejecutivos de de la Educación Superior Estatal.

Algunos de los mayores recortes se han hecho desde la recesión norteamericana de 2007-2009 a medida que los estados se han enfrentado a déficits masivos. Los recortes hubieran sido mayores si los estados no hubieran tenido acceso a los dólares federales por medio del programa de estímulo económico del presidente Obama.

“En momentos económicos duros, algunas personas piensan que es más fácil recortar los fondos para la educación superior porque esta tiene un flujo de ingresos por matrícula que no tienen la educación primaria y secundaria”, dijo Jim Palmer., profesor de educación superior en la Universidad Estatal de Illinois. “En algún momento, la matrícula será demasiado alta”.

El cambio ha sido enorme. El año pasado, Michigan suministró a la universidad del estado un mero 4,5 por ciento de su presupuesto. El legado de $7,8 mil millones financió $266 millones, casi tanto como lo recibido del estado.

A pesar de los recortes y medidas de ahorro desde 2004 por más de $235 millones en áreas no académicas –que van desde limitar los colores del papel de notas Post-it a instalar inodoros de flujo dual para ahorrar agua– la Universidad de Michigan tiene la surte de poseer un gran legado.

“Vimos venir esto”, dijo Rick Fitzgerald, un vocero de la universidad. “Hicimos recortes estratégicos por adelantado para no vernos obligados a hacer cosas que no queríamos hacer”.

Otras escuelas no son tan afortunadas. Nueva Hampshire disminuyó el financiamiento a su sistema universitario como a la mitad en 2011-2012, y ahora la Universidad de Nueva Hampshire recibe solo 7 por ciento de su financiamiento de fondos del estado, en comparación con el 32 por ciento de hace 20 años.

Como resultado, la escuela siguió un programa similar al de muchas otras escuelas. Congeló el empleo, despidió a trabajadores, aumentó la matrícula y aceptó a más estudiantes de otros estados. Se espera que en los próximos años académicos aumenten hasta en 56 por ciento los estudiantes de otros estados, en comparación con 47 por ciento del año pasado y 39 por ciento en 1991.

El mayor dolor es para los estudiantes

Pero a pesar de todo el dolor que sienten las universidades a medida que se encoge el financiamiento estatal, son las familias las que soportan el mayor peso. Los estudiantes se enfrentan a costos en aumento y se han endeudado más y más tratando de obtener una educación superior

La matrícula y otros costos en las universidades públicas con cursos de cuatro años han saltado más de 70 por ciento como promedio durante la última década. Esos costos llegaron a $8 240 en 2011-2012, a diferencia de $4 790 en 2001-2002, según La Junta Universitaria. Tan solo entre 2008 y 2010 esos costos aumentaron en 15 por ciento debido a los recortes presupuestarios de los estados, según datos dados a conocer en junio por el Departamento de Educación.

Incluso con ayuda financiera adicional en muchas escuelas, los estudiantes se gradúan con una deuda mayor –un promedio de unos $28 700, según Mark Kantrowitz, editor de FinAid.org.

Alicia Halberg, de 22 años, estaba sosteniéndose a duras penas en la Universidad de Washington con la ayuda de su abuela y un empleo de 24 horas a la semana en una tienda local de caramelos, hasta que la matrícula subió casi 20 por ciento en su último año.

“Todo subía cada año, y se hacía muy difícil”, dijo Halberg, quien tuvo que pedir prestados $8 000. Pero ella dice que tiene más suerte que la mayoría de sus amigos, quienes tendrán que asistir un año adicional a la universidad porque las aulas atestadas hacen imposible que terminen en cuatro años. “En realidad es deprimente”, dijo ella, porque demuestra que nuestro estado no está invirtiendo en nuestro futuro

Atraer a estudiantes extranjeros

Mientras que las escuelas luchan con la dura realidad de menos financiamiento por parte del estado, algunos miran hacia del extranjero en busca de estudiantes dispuestos a pagar matrículas mucho más costosas para los que no son del estado. La Universidad de Missouri ha luchado para adaptarse a medida que su asignación del estado disminuyó a $165 millones en 2012, 15 por ciento menos que en 2001, al mismo tiempo que la matrícula creció en 45 por ciento, hasta 33 805 estudiantes.

El pago de matrícula significaba el 60 por ciento de sus fondos operativos en 2012, en comparación con aproximadamente 25 por ciento en 1990, una razón por la que la Universidad de Missouri ha contratado a varios reclutadores recientemente, incluyendo alguno para encontrar estudiantes potenciales del extranjero.

“Estamos enfocados en países con una clase media en ascenso y buenas escuelas”, dijo Ann Korschgen, vicerrectora de administración de matrícula en la universidad. Eso incluye lugares como Brasil, Corea, China, la India y Arabia Saudí.

Es solo una señal de los tiempos, dicen aquellos que han permanecido en la educación pública. “Es realmente bastante triste, porque somos una escuela con derecho a apoyo federal”, dice Mary Jo Banken, vocera de la Universidad de Missouri. “El estado no nos financia de manera adecuada, así que tenemos que buscar el financiamiento en otra parte”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada